X Edición de AR&PA: a modo de conclusión (2)

4-arpa-en-familia

Una vez finalizada la X Edición de la bienal AR&PA, el pasado 13 de noviembre, y tras la anterior entrada en la que hablaba en general sobre ella, llega el momento del balance. Dada la diversidad de iniciativas que se presentaron durante la misma, sería inútil intentar una valoración de todo lo visto. Así que quiero destacar tres aspectos que me parecen los más interesantes y por último comentaré mi propia experiencia como participante en el encuentro de blogueros #PatrimonioenRed.

En primer lugar, quiero resaltar la apuesta decidida desde AR&PA por fomentar la participación de los más pequeños en este evento a través de los centros educativos pero sobre todo junto a la familia. La organización de talleres específicos para escolares es una forma ideal para ir concienciando a los niños y niñas y enseñarles a conocer, valorar, respetar y conservar “su” patrimonio. Si bien en el caso de los colegios estamos ante un “público cautivo”, en el de los talleres familiares hablamos de una “opción” que demuestra el interés de los padres por introducir a sus hijos (u otros familiares) en la concienciación sobre el valor del patrimonio. En este sentido también hay que destacar los talleres organizados desde Patrimonio Nacional, para todas las edades. Una iniciativa que nos permite a muchos entrar en contacto, por primera vez, con técnicas que tantas veces hemos sólo visto,  como la aplicación del pan de oro, la encuadernación, la restauración de manuscritos, forja, jardinería…. La práctica, no la mera teoría, es la mejor “arma” de concienciación, así que en próximas ediciones creo que tanto estos talleres como AR&PA en familia, deben ser potenciadas aún más.

Otro de los espacios más interesantes es AR&PA Iniciativas, donde se recogían ejemplos de acciones que pueden parecer menores frente a grandes intervenciones, pero que tienen un valor distintivo: parten de los propios vecinos y vecinas de localidades pequeñas. De forma voluntaria, dedicando su esfuerzo, ilusión y tiempo, están consiguiendo poco a poco no sólo dar a conocer el patrimonio de sus pueblos, sino incluso rehabilitarlo y ponerlo en valor ante sus propios convecinos y, sobre todo, fuera de sus ámbitos. Demostrando que la unión y la ilusión efectivamente hacen la fuerza, buscan (y yo creo que es imprescindible) el apoyo institucional (Ayuntamientos, Diputaciones provinciales, Junta de Castilla y León y el propio Ministerio de Educación y Cultura), pero son a la vez un ejemplo de la importancia de la autogestión y de cómo el primer paso necesario para defender el patrimonio (tanto material como inmaterial), es que los que habitan día a día junto a él se conciencien de su importancia. Y no sólo porque puede ser un valor de atracción que ayude al desarrollo económico y fomente la permanencia o llegada de población a localidades cada vez más envejecidas, sino sobre todo por su valor social: no son únicamente “piedras” es su propia historia, la memoria de sus antepasados y de su tradición. Y eso por si solo merece el esfuerzo de su recuperación y preservación.

Algunos ejemplos: visita virtual a la Peña del Castro en La Ercina (León); proyecto Paisajes sagrados: ermitas y santuarios en Castilla y León [1]; o el enorme trabajo que está desarrollando la Asociación de Amigos del monasterio de la Armedilla  (Cogeces del Monte, Valladolid) que es un auténtico ejemplo de iniciativa popular y en el que participa de forma muy activa nuestra querida Mariché Escribano.

 

 

En tercer lugar, me gustaría destacar la Jornada técnica, en la que se habló sobre la Gestión de riesgos y emergencias en el Patrimonio (celebrada el viernes 11 de noviembre). Esta iniciativa surge tras la aprobación primero del Plan Nacional de emergencias y gestión de riesgos en Patrimonio Cultural por el Ministerio de Educación y Cultura en el año 2015, tras el terrible terremoto que afectó al pueblo murciano de Lorca. Su objetivo es regular y establecer medidas de prevención ante posibles riesgos naturales (o no) que puedan afectar al patrimonio cultural y organizar cómo debe actuarse una vez ocurridos estos. Siguiendo este modelo, en Castilla y León, se redacta el Plan PAHIS2020, que establece “[…] líneas de actuación: formación, difusión, concertación y creación de unidades de emergencia en el ámbito autonómico”. En estas unidades colaborarán la UME (Unidad Militar de Emergencias), la Guardia Civil y los Bomberos de la Comunidad[2]. Ellos serán los encargados de la retirada y traslado de las obras de arte amenazadas, siempre siguiendo unas estrictas normas de seguridad. El siguiente paso es la intervención de voluntarios (agentes del patrimonio y con conocimientos especializados) que se encargarán del triaje de las piezas y de la posterior intervención sobre las mismas en función de los daños sufridos. De nuevo, aparece la figura del ciudadano como defensor/protector de su patrimonio: la participación de la sociedad en la defensa de su propia memoria. Uno de los aspectos más interesantes de este plan. Podéis consultar más información sobre él en la este enlace.

7-emergencias

 

El ciudadano, no sólo los investigadores, especialistas o estudiosos, sino toda la población en general, son también los principales destinatarios de los contenidos que periódicamente “suben” (subimos) a nuestros blogs, los blogueros y blogueras que participamos el último día de la Bienal (el domingo 13 de noviembre) en el encuentro #PatrimonioenRed. El objetivo de este encuentro fue, tal y como se recoge en la web oficial de ésta: “[la valoración] del concepto Patrimonio en Red, por la importancia que empiezan a asumir las bitácoras personales o profesionales, a la hora de utilizar dinámicas de comunicación y participación en la red y por su potencial como herramientas de conocimiento y activación del patrimonio cultural”. En resumen, una forma de mostrar y reflexionar en torno a cómo las TIC y las RRSS pueden contribuir a la hora dar a conocer y de proteger nuestro patrimonio, utilizando en este caso medios que desde hace ya algunos años se aplican a todos los ámbitos de la investigación. En este caso concreto nos centramos en un formato específico: los blogs. La utilización de estos permite, o mejor ofrece, ciertas ventajas frente a otras redes sociales. Mientras que Twitter tiene obliga a una redacción muy limitada y tiene un carácter inmediato y quizás fugaz, y Facebook, aunque las explicaciones pueden ser más extensas, también implica una extensión no demasiado larga, los blogs dan opción a auténticos trabajos de investigación como tal. La forma de trabajar a la hora de escribir los textos sigue las maneras “tradicionales” de recopilación de información (libros tanto en papel como electrónicos, otros blogs y webs, documentación fotográfica, recogida de testimonios orales…), mientras que el soporte se adapta a la incorporación de las nuevas tecnologías. Los textos se pueden enriquecer con la inclusión de imágenes, vídeos, enlaces que nos dirigen a lugares donde podremos encontrar más información… Y una novedad importante: la interacción con lector. Éste puede opinar sobre nuestra “entrada” (para bien o para mal) y puede añadir datos nuevos o advertirnos de errores, con lo que entramos incluso en el ámbito de la cocreación, viva y permanente, que enriquece los contenidos.

Como se concluyó durante el debate, a todos nos interesa y buscamos esa interacción, pero nos preocupamos menos por el número de seguidores que tenemos. Esas cifras pasan a un segundo término, salvo para aquellos cuyo blog tiene un carácter profesional, y para los cuales es necesario valorar las estadísticas. El resto nos conformamos con contar cosas que nos apasionan sin más. Y cada uno lo hace desde un punto de vista diferente. Precisamente el hecho de reunir a un grupo de personas que investigan y escriben sobre temas tan diversos enriqueció el encuentro, tanto para nosotros mismos como para los asistentes. Esta diversidad puede verse en el listado de blogueros y blogueras que participamos:

Sería prolijo hablar de cada uno de ellos y ellas, así que os invito a pinchar en el enlace y disfrutar con sus contenidos.

8-blogueros

 

Y para terminar, dos conclusiones más. La primera, nuestro deseo de que los que, sacando a veces tiempo de donde no hay, escribimos, sea útil a cualquiera interesado en los temas que tratamos. Pero especialmente para los estudiantes. Queremos demostrar que realizamos auténticos trabajos de investigación, documentados y contrastados y los profesores podrían “aprovecharse” de nosotros para que sus alumnos y alumnas tengan otra fuente más de información. Hay que descartar la idea de que lo que aparece en los blogs puede ser poco fiable (al menos en nuestro caso no es así).

Y la segunda, una petición a los organizadores de cara a la próxima edición de la bienal AR&PA: ¿Por qué no dedicar la edición a las nuevas tecnologías y a la RRSS en relación con el patrimonio? Parece que hasta ahora no se ha dado a éstas tanta importancia como en otros campos de la cultura o el arte y ese prejuicio debe desaparecer. La mejor demostración: llenar el Centro Miguel Delibes de tuiteros, blogueros y blogueras, escritores en Facebook, youtubers…, todo para demostrar que la tradición y las nuevas tecnologías no están reñidas. ¡Y yo espero que vuelvan a contar conmigo para entonces, por supuesto!

 

9-final
Demostrando que el patrimonio también es divertido (Gracias por la foto: Libe, Beatriz, Cristina y Stella).

 

 

 

 

 


 

[1] Este proyecto forma parte de otro más amplio titulado Trabajo de documentación y análisis de ermitas, santuarios y rituales, romerías o manifestaciones culturales vinculados a las provincias de Zamora, Salamanca, Valladolid y Ávila. REDPAT, desarrolado por la Junta de Castilla y León con la colaboración de los programas FEDER y de Cooperación Transfronteriza de la Unión Europea.

[2] Destaca especialmente el trabajo llevado a cabo sobre todo con los bomberos de Ávila, aunque se han realizado cursillos de formación en Ponferrada y Valladolid.

Hablando sobre sociedad y patrimonio: X Edición de AR&PA (1)

banner_arpa_2016

Entre los días 10 y 13 de noviembre, se celebra en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, la décima edición de un encuentro ya totalmente consolidado. Un encuentro que nació en 1998, único en su género en España, y que tenía como finalidad servir de punto de encuentro a profesionales vinculados directamente con la conservación y la restauración del patrimonio cultural.

Pero desde sus inicios, ha ido evolucionando y ampliando dicho objetivo, incorporando también a los gestores de ese patrimonio y, lo más importante, a la propia sociedad que, al fin y al cabo, es la destinataria y corresponsable de su mantenimiento, cuidado y memoria.

Como consecuencia, hemos visto como incluso físicamente el espacio se quedaba pequeño para tan grandes metas, trasladándose la celebración de la bienal desde la Feria de Valladolid hasta su ubicación actual, pero siempre bajo la organización de la Conserjería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León. Por otro lado, y como en años anteriores, esta vez la bienal cuenta con un país invitado, en este caso Portugal.

img_0397-1

Hoy he tenido el privilegio de recorrer las instalaciones de la mano de dos guías de lujo, Consuelo Escribano y José Luis Hoyas, organizadores de la jornada técnica “P@trimonio en red”, que el domingo 13 servirá de punto de reunión a un grupo de blogueros especializados en la difusión de la protección y conocimiento del patrimonio cultural a través de las redes sociales y, en especial, de los blogs. Entre ellos y ellas tengo el honor de encontrarme y espero estar a la altura. Sobre el desarrollo de ese encuentro y las conclusiones a que lleguemos hablaré una vez finalizada la bienal. Ahora quiero hablaros mejor de cómo se ha organizado ésta.

img_0355

Probablemente el evento principal es el Congreso, que bajo el título Patrimonio inteligente, territorio inteligente, pretende “analizar las estrategias, herramientas y proyectos que ya están en marcha” para alcanzar el objetivo de preservar el patrimonio, lo que hace peculiar a cada ciudad y pueblo, en medio del proceso de globalización y mimetismo general en el que estamos inmersos. Para ello, las nuevas tecnologías y los nuevos modelos de gestión pueden convertirse en un aliado fundamental. En relación con este último aspecto se hace también imprescindible la colaboración público-privada que permitirá acometer proyectos más ambiciosos y con mayor impacto social.

Pero AR@PA no es sólo esto. Una vez hemos accedido el imponente Centro Cultural Miguel Delibes podremos participar también en:

organigramaar_pa2016reducido

  1. AR&PA Feria: en este espacio se pueden visitar diversos stands expositivos que muestran iniciativas vinculadas al patrimonio cultural. A su vez aquí se incluyen AR&PA Negocio (con empresas propiamente dichas dedicadas a la conservación y restauración); AR&PA Empleo; AR&PA Instituciones (entre las que figuran, entre otras, todas las Diputaciones provinciales de la Comunidad salvo, curiosamente, la de Valladolid); y AR&PA Museos (donde se pueden ver todos los centros expositivos de Valladolid, entre los cuales, voy a mencionar, como no podía ser de otra forma, al Museo de Arte Africano Arellano Alonso de la Universidad de Valladolid, mi lugar de trabajo habitual). ¡Ah! Y no quiero olvidar el stand que se ha currado José Luis Hoyas sobre las restauraciones llevadas a cabo en varios centros dependientes de la Junta de Castilla y León.
  2. AR&PA Foro. Acoge presentaciones y Jornadas Técnicas de análisis e intercambio de buenas prácticas entre profesionales sobre el Patrimonio Cultural. Las temáticas son tan variadas que abarcan desde la arqueología, la indumentaria, el vino, la eficiencia energética o las reformas urbanas. Un espacio ideal para conocer los últimos proyectos y aprender de ellos.
  3. AR&PA Innovación: donde se exponen proyectos I+D+i aplicados al patrimonio cultural, tanto de empresas como de instituciones públicas. De nuevo debo hablar de la Universidad de Valladolid, y en concreto de la Escuela de Arquitectura y el Departamento de Geografía.
  4. AR&PA en sociedad: un espacio que me gusta especialmente, ya que da entrada desde los más pequeños, a escolares y familias completas. Actividades que les sirven para empezar a concienciarse de la importancia del patrimonio y que es necesario fomentar siempre. En este apartado también se exponen iniciativas concretas de entidades locales y asociaciones, que de esta forma dan a conocer su trabajo, la mayoría de las veces desarrollado con mucho cariño y pocos recursos.
  5. Y para terminar, AR&PA Premios, con los que se pretende recocer la labor de instituciones o profesionales en la conservación, rehabilitación y restauración del patrimonio.

 

 

Para conocer más en profundidad este evento y la programación completa, podéis consulta su web: http://www.jcyl.es/web/jcyl/ARPA/es/Plantilla66y33/1267295103271/_/_/_

Como dije al principio, la valoración sobre el desarrollo y resultado de las diferentes iniciativas las dejo para dentro de unos días. Ahora vuelvo al apartado de agradecimientos, y pido a mis compañeros blogueros participantes en el encuentro del domingo 13, que opinen si lo desean. Para ello tomo como punto de referencia la última entrada que, casualmente sobre el tema “Acciones con blogguers e influencers en museos”, acaba de publicar en su blog, la gran Clara Merín . Entre otros aspectos, habla de como la institución debe tratar a alguien que escriba algo sobre ellos. ¿Podéis compararlo con la manera en que nos han tratado a nosotros? Yo no tengo una opinión más que positiva: hasta ahora, lo mejor, el cariño y la atención de Consuelo y José Luis, además de ponernos cara y compartir con vosotros algunas experiencias e inquietudes comunes. ¡Y luego dicen que las RRSS son frías!

img_0372

¡¡En breve, más!!